Tú horóscopo dictamina tu carácter. (primer parte)

9 meses
3612 Visitas

Dime de que signo eres y te diré que carácter tienes  En esta entrega viene: aries, tauro, géminis , cáncer, leo y virgo.
Cada persona tiene un temperamento diferente y reacción frente a cada situación. Encontramos un listado de cómo y por qué se enoja cada signo del zodiaco y cómo hacer para remediar esta situación.
Dinos, ¿coincide contigo?

 

ARIES
Aries es un signo de temperamento apasionado y cuando se enoja provoca una tempestad. Si la pelea es contigo, no se callará y te gritará las cosas sin tapujos. Si el asunto es de gravedad, prepárate porque enfadado no conoce la diplomacia.

Hasta que no haya descargado toda la adrenalina no entrará en razón. Tendrás que esperar a que se haya calmado para argumentar o disculparte ya que todo terminará peor si te pones a discutir.

Un consejo: Déjalo solo o por lo menos retírate… tu presencia le recordará todo lo que le has hecho constantemente. Los arianos no suelen guardar rencor.

 

TAURO
Tauro es un signo tranquilo. Muy paciente, aguanta mucho hasta que en un momento estalla y se convierte en una fiera. Si no te gusta verlo fuera de si, no te empeñes en sacarlo de sus casillas.

Cuando los taurinos se enfadan, pueden llegar a la violencia física para lograr descargar tanta tensión acumulada. Aunque esté muy furioso, siempre conserva una cuota de racionalidad.

Una vez desatada su ira, no lo busques, no trates de darle explicaciones y no lo apresures a nada porque su enojo tarda bastante en desaparecer. Si te quiere, él mismo volverá para arreglar las cosas.

Si no te aprecia, olvídalo… Tauro puede guardar resentimiento durante años o toda la vida. Es un signo constante tanto con sus amores como con sus antipatías.

 

GÉMINIS
Géminis es un signo de carácter alegre y antes de dramatizar sobre un problema prefiere bromear. Ahora bien, una vez que se enoja, no se reprime ni se guarda nada.

En realidad, no duda en iniciar una batalla con su mejor arma, la palabra. Jamás pierde su capacidad para argumentar y si la cosa se pone fea, irá elevando su volumen, su tono y afilará su hiriente lengua.

La discusión será devastadora, sin embargo e increíblemente, quizás ni la recuerde al otro día. No es de guardar rencor ni resentimiento.

Si la cosa es grave, lo más seguro es que te borre de su vida. Si lo humillas intelectualmente delante de los demás, estará pendiente para poder vengarse de la misma manera.

Superada la tempestad, Géminis prefiere solucionar sus diferencias mediante un diálogo tranquilo, dejando atrás todas las tensiones.

 

CÁNCER
Cáncer es un signo sensible e intuitivo que absorbe todas las emociones que percibe de su entorno. Si se encuentra en un ambiente hostil se contagia de esa vibración negativa; si el ámbito es relajado y optimista, se dejará atrapar por las ondas positivas.

Si se enoja por poca cosa, habrá que esperar un poco a que se le pase o conquistarlo nuevamente a partir de un abrazo, una sonrisa, una mirada. Más que las palabras, para Cáncer estos pequeños gestos son mucho más reconciliadores.

De todas formas no olvides que son muy perceptivos y te perdonarán fácilmente si tus intenciones son sinceras y amorosas, de lo contrario, percibirá la falsedad y el perdón ya no será tan sencillo.

Ahora bien, si el enojo es grande, los cancerianos son imprevisibles. No por nada son el signo que acapara el mayor número de asesinatos y crímenes pasionales.

Lo aconsejable para volver a acercarte a Cáncer, es hacerlo con amor y paciencia. Bríndale seguridad demostrándole cuánto lo quieres y el conflicto se apaciguará prontamente.

 

LEO
Muchas personas no pueden vivir sin pelear, enojarse o discutir, pero no es el caso de Leo. A este signo no le gusta enfadarse, sino todo lo contrario: Quiere disfrutar de la vida jugando y divirtiéndose, luciendo su gran porte por el mundo.

Este signo tiene fama de vanidoso, orgulloso, egocéntrico y lo es, pero no mucho más que cualquier persona. La mayoría de las personas goza de los halagos y el reconocimiento solo que Leo lo admite y demuestra más.

No le gusta que lo dejen en ridículo, ni que lo excluyan. ¿Y a quién le gusta eso? A Leo no, y te lo explicará claramente: “No te pases conmigo, que yo valgo mucho”.

Su enfado, como el de Tauro, es visible, físico y muy agresivo. Desata su furia cuando se meten con quienes quiere, porque además, están hiriendo su orgullo protector.

Los leoninos son nobles y atacan de frente cuando sienten la amenaza directa. Son implacables pero no rencorosos… para ellos sería darle excesiva importancia a quien se atrevió a lastimarlo.

Si te quiere, enseguida dejará atrás el dolor y los errores pero mientras dure el enojo, te odiará y lo peor que puedes hacer es hablarle. Necesita calmarse y eso le lleva más o menos un tiempito. Aléjate hasta que se le pase para poder reconciliarte y salvar tu vida.

 

VIRGO
Virgo es un signo de predisposición nerviosa, que busca continuamente la perfección y que se estresa con facilidad, sin embargo no es de enojarse. Es capaz de enfadarse más consigo mismo que con los demás.

El lógico y bueno de Virgo comprende a cada persona y entiende que cada cual debe ocuparse de sus errores. Ahora bien, la falta de consideración y respeto, el incumplimiento de la palabra o la falta de ética, le hacen hervir la sangre.

Casi siempre controla sus emociones y parece imperturbable o demasiado sereno ante el conflicto. No te lo creas, la procesión va por dentro.

En pocas ocasiones, cuando la furia lo supera, puede reaccionar sorpresivamente revoleando algo, o pegándole fuertemente a la mesa.
Eduardo Lizalde
Cuando Virgo se aplaca, es el momento de explicarle el cómo y el porqué de lo sucedido. No vayas a querer acercarte ofreciendo falsas disculpas. Siempre tendrás que hacer las aclaraciones pertinentes y dar tus razones.

Es posible que se desahogue contándole a alguien sus problemas, pero no se desquitará ni vengará jamás.

loading...

Comentarios