Señales que te avisan de un paro cardiaco.

Las personas que se dedican a la ciencia se han comprobado que nuestro cuerpo nos avisa  de todo, y por eso mismo ahora han descubierto que al menos un mes antes de ocurrir un infarto, el cuerpo nos llega a avisar. Ahora te explicamos como sucede.

Tristemente nadie estamos exentos de poder sufrir un infarto. Y esto no sólo es debido al estilo de vida que llevamos, también se debe a  otros factores como fumar, llevar una dieta poco saludable , la obesidad, el no practicar algún ejercicio, el consumir demasiado alcohol, sufrir de la presión arterial alta, la diabetes…

Y para que estés consiente de esto hoy te contamos 8 señales con que tu cuerpo te avisa antes de padecer un ataque al corazón, ya que este nos avisa, lo malo es que casi no le prestemos atención.

Cansancio:
Aquí te hablamos de lo relacionado con una fatiga inusual, aun que no lo creas es uno de los principales síntomas que indica un inminente ataque al corazón. A todo esto las mujeres son más propensas a informar este tipo de síntomas que los hombres. No hablamos del cansancio tras hacer ejercicio, o trabajo mental, nos referimos al cansancio más intenso. por ejemplo si al hacer la cama te cansas, o incluso al ducharte.

Dolor abdominal:
Este dolor se ubica en el estómago, te puede provocar náuseas, padecer la sensación de estar hinchado, padecer dolor en el estómago casi sin entender el por qué. Los dolores abdominales antes de un ataque al corazón suelen tener una naturaleza episódica, disminuyen y luego suelen volver por períodos cortos de tiempo. La tensión física puede empeorar estos dolores de estómago.

Insomnio:
Este es un problema cada vez más recurrente. El insomnio también lo asocian con un mayor riesgo de ataque cardíaco o de padecer un accidente cerebrovascular, que tristemente es mucho más común entre las mujeres. Las se caracteriza el insomnio a menudo por incluir un alto nivel de ansiedad y distracción. Entre los síntomas más característico se incluye la dificultad para iniciar el sueño, dificultad para mantenerlo el sueño y despertar temprano por la mañana.

Dificultad para respirar:
La llamada disnea o tener problemas para respirar es un síntoma. De la misma manera que ser incapaz de respirar profundamente. A veces ocurre a hombres y mujeres hasta 6 meses antes de tener un ataque al corazón. Por lo general, es una señal de advertencia de una afección médica. A veces también hay presencia de mareos.

Caída del pelo:
perder el cabello se considera otro indicador del riesgo de enfermedad cardíaca. Suele afectar más a hombres mayores de 50 años, pero algunas mujeres también pueden estar en este grupo de riesgo. La calvicie también se asocia con un aumento en el nivel de la hormona cortisol.

Arritmias:
las arritmias a menudo van acompañados de un ataque de pánico y ansiedad, sobre todo entre las mujeres. Aparecen inesperadamente y se revelan de manera diferente: arritmia (latido cardíaco irregular) o taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca). El latido irregular del corazón suele durar entre 1 y 2 minutos. Si no se desvanece, puede sentir mareos y fatiga extrema.

Sudoración excesiva:
es una señal de advertencia temprana de un ataque cardíaco. Puede ocurrir en cualquier momento del día o de la noche. Este síntoma afecta a las mujeres con más frecuencia y generalmente se confunde con los bochornos o los sudores nocturnos típicos de la menopausia. Se suelen tener además síntomas parecidos a la gripe, piel húmeda o sudor que ocurre dando igual la temperatura del aire o el esfuerzo físico. La sudoración parece ser más excesiva por la noche; las sábanas podrían estar húmedas por la mañana.

Dolor de pecho:
hombres y mujeres experimentan dolor de pecho de diferentes intensidades y formas. En los hombres, este síntoma se refiere a los primeros signos más importantes de un ataque cardíaco inminente que no debe ser ignorado. Por otro lado, afecta solo al 30 % de las mujeres. El dolor en el pecho puede expandirse dando lugar a sensaciones incómodas en uno o ambos brazos (más a menudo el izquierdo), la mandíbula inferior, el cuello, los hombros o el estómago. Puede ser de carácter permanente o temporal.

Join The Discussion